Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 septiembre 2007

Mamá quiero ser artista

Si hay una clase a la que realmente se va con ganas aunque empiece a las 7.30 de la mañana es Teatro. Porque sí, al final haré Español, Inglés, Matemáticas, Química, Derechos Humanos, Teatro y si el jefe de estudios me lo permite también Hindi.
 

Quizás sí da un poco de vergüenza tener que gritar como un loco a esas horas en medio del jardín, correr alrededor de un árbol y entonar unas cuantas notas. Y también te llena de nervios pensar que sobre noviembre interpretaremos una obra de Roald Dahl en diferentes escuelas de India, que tendré un papel en La Casa de Bernarda Alba (mi profesor está prendido de las obras de Lorca) y que seremos los responsables de que las luces y el escenario no se caigan cuando nuestras segundos años enseñen al resto del Colegio lo mucho que han estado trabajando.
 

Ay, si todo eso nos da miedo, ¿por qué estamos en teatro?

Quizás porque los nervios son la mejor fuente de energía. Y eso no lo digo yo, eso lo dice… (puntos suspensivos, porque pasadas tres semanas todavía me cuesta recordar los nombres).

 

Look at this town, the rainless town
full of noises of boots and shots,
poked by bayonets, people shreik.
This is the starving town.

Read Full Post »

Mother Teresa’s Home

Después de una hora de viaje llegamos a una aldea donde todo eran chabolas. Chabolas normales, grises y pequeñas, con infinidad de barro alrededor y con charcos en los que los niños se daban un chapuzón. Vamos, como todas las que te encuentras cuando vas de camino a la ciudad. No sabría exactamente decir de qué material están fabricadas, pero resulta muy curioso contar que los tejados hechos con plásticos azules son aquellos que confundimos en el primer aterrizaje en Bombay con piscinas.

Viendo esta imagen semejaba que nos acercábamos a un centro en el que realmente podíamos ayudar, a un sitio que de veras necesitaba nuestra presencia. Sin embargo cuando el jeep se paró aparecieron unas verjas que se abrieron para dejar ver dos edificios blancos que en el centro se fundían en unos jardines muy bien cuidados culminados con una estatua de la Madre Teresa de Calcuta.

Si en un momento nos pudo parecer hipócrita ir hasta Manavya en dos jeeps, gastando una cifra considerable del dinero del Colegio en el transporte, para estar allí una hora y quince minutos jugando, bailando, hablando y cantando con unos niños que vivían en condiciones bastante malas, os podréis imaginar qué tal nos sentimos al ir a un sitio tan lejano como el Mother Teresa’s Home para intentar entablar una conversación con niños que sí hablaban inglés, que estaban atendidos constantemente y que vivían en condiciones aceptables.

No digo que no sea necesario, pues a fin de cuentas eran niños huérfanos que como toda persona en este mundo necesitan de los demás para crecer, pero sí opino que a veces hay iniciativas importantes enfrente de nosotros en las que tomar parte y que por comodidad acabamos optando por hacer lo más sencillo.

Read Full Post »

Pune

Como Pablo dijo esa es una ciudad que bien puede estimularte como ninguna otra o puede hundirte en un charco. De tres veces que he pisado las carreteras y deseado pisar las aceras de Pune he sacado sensaciones diferentes: incredulidad, emoción y agobio.

La incredulidad vino de los olores, de los sonidos, del desorden, de la gente y los contrastes. La emoción y el agobio también.

No sé a qué pueden deberse tan distintas reacciones pero está claro que oír constantemente las bocinas de los coches, los motores de los rickshaws, los timbres de las bicicletas, oler a comida picante, a pescado, a putrefacción y sentir que a cada paso que das un niño o un anciano te toca el brazo, te habla en hindi, pretende limpiarte los zapatos o te pide comida tiene que afectar de alguna manera.

Y aunque suene hipócrita quizás, en esos momentos, cuando el aire estaba tan cargado de polvo, lo único que de verdad me apetecía era entrar en ese centro comercial, sí, ese que está junto a la interminable fila de chabolas y donde la gente con gran poder adquisitivo de la zona disfruta de sus compras mientras en la calle los demás continúan su caótica tarde.

Read Full Post »

¿Mesas para unos y mesas para otros?

De entre las muchas cosas sorprendentes que esconde MUWCI hay una que en la primera semana ya impacta. Esa cosa extraña podría ser el mecanismo de las lavadoras, pero eso no sirve, pues no todo el mundo hace la colada la primera semana. También las ranas que se esconden debajo de la cama entraría en este apartado, pero… no es de lo que quiero hablar. Lo que me apetece es escribir algo sobre la relación alumnos profesores, porque no me atrevo a decir que es mejor, pero diferente seguro.

¿Cuándo se ha visto que un profesor invite a unos cuantos alumnos a cenar a un restaurante acompañado de su familia?

¿Y cuando una tutora se junta con esos 10 estudiantes que están a su cargo para comer lasaña en su casa un martes por la noche?

Viven en nuestra misma residencia, aunque no tienen un corner, sino un salón, una terraza, una cocina, una habitación y un baño, comen (si es que no tienen ganas de cocinar) en nuestras mismas mesas y nos hablan de lo que les apetece o les deja de apetecer.
Desde luego estas cosas en el Neira Vilas no pasaban, y mucho menos el director y su mujer nos ofrecían su casa, su café y su ayuda por si algún día necesitábamos algo. Claro que… ¡tendremos que plantar 100.000 árboles en el campus! Pero esa es otra historia…

Read Full Post »