Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 octubre 2007

La ley de las tres eses (SSS)

¡Ayer y por increíble que parezca la rompí! Fui capaz de no sé muy bien cómo ir en contra de la ley que nunca falla, la ley de las tres eses (Studying, Socializing and Sleeping).

La teoría expone una verdad como un templo: en un United World College nunca podrás hacer las tres eses al mismo tiempo, tienes que resignarte y escoger: o estudias y duermes, o estudias y *socializas o *socializas y duermes.

Mmm… no, no, no. Me parece que me confundí. Definitivamente esa regla es invencible… de no ser así creo que no estaría deseando acabar de escribir para ir a echarme una pequeña siesta, o grande, quién sabe…

*socializar: verbo que en español no existe pero que a estas alturas y gracias al inglés ya se ha introducido en nuestras cabecitas.  ¿Traducción? Simplemente ir a dar una vuelta, encontrarse con Fulanito y Menganito y ponerse a charlar.

Read Full Post »

Vegan Week

Llega un momento en el que de defender tanto a las minorías que se sienten oprimidas nos olvidamos de los derechos de las mayorías. ¿Un ejemplo? La vegan week en MUWCI.

Este Colegio ha sido el primer lugar donde me he encontrado con un considerable porcentaje de vegetarianos y veganos. Los primeros no comen ningún tipo de carne (y mamá, aunque no quieras afirmarlo para que no nos unamos al vegetarianismo, ¡tampoco comen pescado!), y los veganos además de no comer carnes tampoco toman derivados (huevos, leche, miel…). Hasta aquí perfecto, pues en la cafetería se sirven menús adaptados para omnívoros, vegetarianos y su variante vegana.

¿Y cuándo empiezan los problemas? Cuando yendo un grupo de gente a Pune no podemos entrar en un restaurante que ofrece algo llamado beef (carne de búfalo con suerte) porque “yo soy vegano” y cuando eufóricamente anuncian en el College Meeting que dentro de dos semanas tenemos la Vegan Week. No tengo muy claro todavía con qué tipo de platos nos encontraremos pero confío en poder seguir disfrutando del queso que sólo sirven los MARTES, de las tortillas que sólo preparan UNA VEZ por semana en el desayuno y del pollo que encontramos MUY DE VEZ EN CUANDO entre el arroz.

Pero claro… Nosotros siempre comemos carne y como en los restaurantes usuales uno no encuentra ensaladas, crepes y arroz hemos de ceder los de siempre.

Lo siento, pero este tema hoy me ha molestado demasiado.

Read Full Post »

Mumbai – Bombay

En MUWCI muy de vez en cuando y cuando el director quiere nos dan permiso para escaparnos de este lugar un fin de semana. Es por eso que el pasado viernes, sábado y domingo decidimos visitar la ciudad más poblada y húmeda del mundo. Ya sé que no suena muy bien, pero mereció la pena haber pasado seis horas de ida y seis horas de vuelta en un jeep hasta llegar a Bombay, el segundo paraíso de la canción de Mecano.

Lo cierto es que nos movimos en una zona bastante tranquila, para qué engañarnos, una zona más bien turista, claro que dentro de lo que es Bombay esta sería la zona menos turística de un país occidental.

Aunque al principio podía no parecerlo acabamos viendo un montón de cosas interesantes: edificios coloniales, jardines, ruinas de templos hindúes y, ¡al fin! ¡Comimos haburguesas!

Los templos los encontramos en Elephanta Island, una isla que está a una hora de la ciudad y donde al llegar descubres no muchos sino muchísimos monos. Así como suena, monos. Y regateos, porque este es el país favorito de todo aquel que sin regatear no es feliz, aunque para mercado en el que discutir el precio de un vestido, una toalla, utensilios de cocina o comida tenemos Crawford Market, hecho por y para indios, por lo que esos tres extranjeros como nosotros (Frida de Panamá, Pablo de Vigo y yo) llaman demasiado la atención. La verdad es que no sólo en Crawford Market, también en Chowpatty Beach, Hanging Gardens o Causeway Street conseguíamos que alguien se acercase a ofrecernos un puesto como extra en una película de Bollywood.

Ah! Y el Taj Mahal Hotel junto a la Gateway of India, ¡cómo no contar lo maravilloso que es aquello!

Resulta que una calle más allá de aquella donde corrían las ratas, donde una fila de personas dormía en la acera, donde un hombre se estaba bañando, aparece el gran hotel, el espectacular Taj Mahal, inmenso, perfectamente iluminado y siendo alabado por las carrozas de caballos que lo rodeaban. El sitio más lujoso en el que he entrado nunca (aunque no hay que olvidar que nos quedo mucha Zarzuela que ver), porque entramos. ¿Y cómo si íbamos con vaqueros, con mochilas y sudando? Sencillo: somos blancos y por eso cuando entramos al baño hay una persona que nos echa jabón en las manos, que después nos seca y nos desea por tercera vez consecutiva los buenos días.

Eso es contraste, eso es India.

Read Full Post »